04_ejercicioTRAZO
  • La resolución de problemas y el modelo de barras

Una característica distintiva del Método Singapur para el aprendizaje de las matemáticas es el conocido modelo de barras. Se trata de un paradigma de comprensión conceptual de los problemas matemáticos que utiliza recursos visuales para hacer visible el pensamiento y trabajar la metacognición en los alumnos/as, en lugar de centrarse en la memorización y aplicación de fórmulas de un modo repetitivo.

Cuando el pensamiento se hace visible los alumnos son conscientes de cómo aprenden y son capaces de corregir su pensamiento o repetir esos procesos en otros contextos diferentes, alcanzando un alto grado de autorregulación de su propio aprendizaje y autonomía, especialmente de los alumnos con más dificultades. A su vez, el profesor es capaz de intervenir en el pensamiento de los alumnos y ayudarles. La evaluación continua, es decir, la retroalimentación constante que reciben los alumnos en el proceso de enseñanza/aprendizaje es otra característica fundamental de la enseñanza de las matemáticas en Singapur.

Todo esto no es posible si el pensamiento se mantiene como algo oculto en la mente de los alumnos. Otras herramientas, como la elaboración de un diario matemático, ayudan a los alumnos a desarrollar sus habilidades metacognitivas.

Los problemas que propone resolver el Método Singapur para la enseñanza de las matemáticas presentan siempre nuevos desafíos para los alumnos/as, les invitan a hacerse nuevas preguntas y a contrastar sus hipótesis. Cuando se enseña para la comprensión son igualmente importantes el resultado, el proceso que ha llevado al alumno a ese resultado y que el alumno sea capaz de explicarlo.

Por eso, la atención no se centra en la obtención de una respuesta correcta, sino en el proceso que ha llevado a los alumnos/as a una solución. En la totalidad de los casos hay al menos dos formas de alcanzar una solución, y no una única forma correcta.